Imprimir

Modelo Educativo

Criterios

Nuestra Institución consciente de su educación integral, persigue en todo momento conseguir los siguientes criterios:

  1. Toda persona es hijo(a) amado(a) de Dios.
  2. Somos seres con sentido de trascendencia.
  3. La vida es el don por excelencia.
  4. Los valores evangélicos premearán toda la acción educativa.
  5. En la comunidad educativa las relaciones serán siempre fraternas.
  6. La persona hace la historia con su acción cotidiana.
  7. El hombre y la mujer son iguales en dignidad.
  8. Todos los seres de la naturaleza merecen sumo respeto.
  9. El trabajo dignifica y da vida a la persona.
  10. Comunión y participación.

Estilo Educativo

Los siguientes puntos prácticos son para hacer realidad el ideario de la Institución y son aplicables a todos los miembros de la comunidad educativa.

  1. La SENCILLEZ en el trato y fraternidad en las relaciones.
  2. El RESPETO sumo a la persona.
  3. El ORDEN y SERIEDAD en las actividades intelectuales y manuales.
  4. La ALEGRÍA en el cumplimiento del deber.
  5. La práctica constante del TRABAJO escolar, como forma de realización y crecimiento personal.
  6. El clima de LIBERTAD Y DISCIPLINA que favorezca la investigación, la búsqueda y el aprendizaje ameno y creativo.
  7. El SILENCIO que favorezca la reflexión en el estudio, la interiorización de la persona y su encuentro con Dios.
  8. La VIVENCIA DEL SACRIFICIO y la ABNEGACIÓN cristiana, necesarios para el cumplimiento del deber.
  9. Un ambiente animado por el ESPÍRITU EVANGELIO de VERDAD y PUREZA en las costumbres.
  10. La apertura al AMOR DIVINO, que hará dulce y ameno el vivir entregándonos a nuestros hermanos.
  11. Estos puntos son esenciales en nuestro trabajo cotidiano.

Pedagogía de la V.M. Julia Navarrete

Nuestra fundadora en su accionar siempre tuvo presente los siguientes principios pedagógicos en su diario actuar.

  1. Instruir en los valores humanos y sobrenaturales.
  2. Ganar la confianza del educando.
  3. Aconsejar con discreción en casos concretos.
  4. Corregir con claridad, pero sin herir.
  5. Alertar y estimular al educando.
  6. Enseñar a irradiar alegría.
  7. Preceder con el ejemplo en la adquisición de valores.

Fruto de esta pedagogía se obtienen los siguientes beneficios:

  1. Excelentes cristianos.
  2. Personalidades fuertes.
  3. Educadas al esfuerzo.
  4. Capaces de vivir el sacrificio.
  5. Excelentes personas.